UN POCO DE HISTORIA...

Recopilación de algunos fragmentos de historia acontecidos en nuestro pueblo, que de alguna manera, bien por personas ilustres o hechos acontecidos, nuestro pueblo formó parte de sus vidas y de su historia.

Epoca Romana

Aunque no se encuentra vestigio alguno de la época celtivera, si lo hay de la Romana, devió de existir una colonia, ya que se encontró una columna, en alguna zona despoblada del término, en ella se podia leer "senatus consultus"

 

Texto sacado del gabinete de antigüedades de la Real Academia de la Historia.

En el año 1.124, D. Bernardo de Agén, Obispo de Sigüenza, tomó el castillo de la ciudad, huyendo los moros a los castillos de Algora y Torremocha. El prelado al frente de sus tropas los persigue y se hace dueño de estas fortalezas, echándoles al otro lado del Tajo, en donde es común y antiquísima tradición, que el valeroso Obispo murió; guerreando con los enemigos de la fe en el término de Huertahernando en el paraje que llaman El Vado de la Estacas. Su cadáver se halla en la catedral seguntina y su sepulcro es por todos conceptos uno de los monumentos más venerables, por llevar vinculadas la memoria de nuestra liberación del yugo sarraceno.

Obispo Francisco Isidoro Gutiérrez Vigil

Nace en Huertahernando el 8 de mayo de 1730, el 11 de abril de 1791, fué nombrado obispo de Astorga, el 24 de julio de ese mismo año, fué ordenado obispo,Inauguró el edificio del seminario, falleció el 13 de octubre de 1805 a los 75 años.

LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

El 20 de enero de 1811, el General frances Hugo, (padre del famoso escritor Victor Hugo), salió de Brihuega al frente de 1200 infantes y 300 caballos, y tras hacer alto en Cifuentes y Canredondo y destacar 300 infantes a Ocentejo, siguió hasta Saelices, La Riba, y La Loma, que halló deshabitados; pero al llegar a Huertahernando, se vió tan atacado por una division de "El Empecinado", que se vió obligado a retroceder, prosiguiendo su camino de barbarie hasta Canrredondo.

En esta época nuestro pueblo tuvo el privilegio, de asentarse en él "La junta de gobierno" de la provincia, haberse establecido una fabrica de armas, y organizarse la división de "El Empecinado". Todo esto provocó que el 19 de Marzo de 1811, volvieran a actuar los franceses en nuestro pueblo, en esta ocasión al mando del Barón Mon Marie, no tuvo tanta suerte como en el anterior ataque, y en esta ocasión redujeron a cenizas las casas y la armeria, destruyendo tambien parte de La Riba y de Saelices.

Clic para ampliar
Clic para ampliar

Documentos firmados y fechados en Huertahernando, por D. Juan Arias de Saavedra, en 1810, miembro de la junta, cuando estaban instalados en el pueblo.

1840 - En este año Huertahernando fué saqueado por las tropas Carlistas, comisionadas por el gobernador de Beteta.

NUESTRO PUEBLO EN 1850

Tiene 68 casas, la consistorial, que sirve de carcel-escuela, frecuentada por 20 alumnos de ambos sexos, a cargo de un maestro a la vez que sacristan, el terreno es escabroso y pedregoso.

Produce: Trigo, cebada, avena, almortas, miel, leñas de combustible, carbón, maderas de construción y yerbas de pasto, con las que se mantiene el ganado lanar, cabrio, vacuno, mular y asnal; hay caza de venados, corzos, jabalies, muchas perdices, conejos, liebres y palomas, tampoco faltan lobos, zorras y garduñas. En la pesca, truchas, barbos y cangrejos en el rio Ablanquejo. 

Industria: La agricola, dos telares de lienzos ordinarios y un molino harinero, impulsado por el Ablanquejo.

Comercio: Exportación de frutos sobrantes, algun ganado y lana, e importación de vino y aceite de la Alcarria y de otros artículos de consumo de los que se surten en los mercados de Molina, Siguenza y Cifuentes.

 

Fragmentos de texto recogidos del "Diccionario geografico estadistico - historico de España".

 

Guerra Civil Española 1936-1939

 

El 24 de enero de 1938, la Segunda Compañía del Tercio de requetes de Nuestra Sra. de Montserrat, parten a Huertahernando a guarnecer unas posiciones. El día 3 de febrero, los que quedan en Ciruelos vuelven a Mazarete, donde se reúnen con nuevos contingentes de requetés completándose la 4ª Compañía y las secciones de ametralladoras y morteros. El 25 de febrero, se efectúa el relevo de la Segunda Compañía por la Primera en los puestos de Huertahernando y no será hasta el 8 de Marzo, cuando llegó la orden de que todo el Tercio se traslada a Huertahernando.

La línea del frente que debían cubrir era muy estable desde finales de octubre de 1936, estaba defendida por un sistema de posiciones aisladas entre sí, muy similares a las defendidas en Codo y con nombres propios de la localidad, "Peña Rubia", "El Cuerno", "La Silla", "Carrascalejo", "Marigrande", "Pelayos", "Alto de la Cruz", "Caballos", "Valperal", en cada una de estas posiciones se sitúa una sección del Tercio, las demás fuerzas se quedan en el pueblo, excepto la Tercera Compañía que se traslada al vecino pueblo de Villar de Cobeta. Frente a ellos se encontraban los republicanos concentrados en Huertapelayo y Esplegares, siendo este último donde se encontraba el mando marxista del sector.

Las órdenes del Tercio era clara, vigilancia, vigilancia y vigilancia, tanto de día como de noche, se abrían trincheras, se construían parapetos, se colocaban alambradas y de vez e cuando "reformaban" las chabolas convirtiéndolas en auténticos hogares donde refugiarse los días de frío y poder descansar. También se hacían descubiertas que nada tenían que ver con los desarrollos bélicos, búsqueda de miel, acarreo de agua, incluso se salía de caza, liebres, cabras y para desgracia y enfado de las dueñas alguna que otra gallina era "cazada". Con frecuencia se establecían conversaciones con los del otro lado de las trincheras a grito pelado informándoles de las buenas noticias recibidas, ellos contestaban con disparos, pero también se establecían contactos más pacíficos, puestos de acuerdo se decidía el lugar y la hora y se producía el intercambio de periódicos rojos por tabaco, chocolate, conservas, etc. También fueron muchos los pasados, sobre todo en las posiciones más avanzadas y por consiguiente mas cercanas de los puestos enemigos, "Peña Rubia", "Alto de la Cruz", "El Cuerno" y "Villar de Cobeta" a los cuales se les recibía con tabaco y comida.

El 9 de Marzo llega la gran noticia del inicio de la ofensiva en el frente de Aragón y el 10 de Marzo es liberada la población de Codo, noticia esta que llenó de gozo y recuerdos a todos los miembros del Montserrat El día 28 el gozo es aún mayor cuando llegan noticias de la conquista de Fraga y la llegada a territorio catalán, por otro lado llenó de nostalgia el corazón de los requetés e hizo aumentar el tedio de unos hombres custodios de un frente inmovilizado. El 3 de abril el avance sobre Cataluña parece imparable, recuperan Lérida y Mora de Ebro, por primera vez algunos de los voluntarios requetés pueden comunicarse libremente con sus familiares.

Coincidiendo con estas buenas noticias se inician una serie de ataques a la población de Huetahernando, fuertes bombardeos con proyectiles de gran calibre, el cual es respondido por la aviación Nacional la cual destruye el Puesto de Mando Marxista ubicado en Esplegares. Después de este ataque se extremó la vigilancia de la posición. La tensión unida a la bisoñez de algunos soldados dio lugar a que una ligera sombra fuera suficiente para iniciar un tiroteo que rápidamente se contagiaba a todo el frente, todo esto duró hasta el día 26 de Mayo, cuando fue relevado el Comandante Ibarra por el Capitán Luis Quiroga Nieto y el 27 parten en una larga caravana de camiones emprendiendo el camino hacia la retaguardia, la ilusión por ir al frente de Cataluña se esfuma, la realidad es que los mandan a descansar unos días en algunos pueblos de Castilla, Mirabueno.

En Mirabueno pudieron reunirse por primera vez toda la Unidad al completo, 850 hombres con sus cuatro compañías y las secciones de ametralladoras y morteros. Durante estos días de descanso, repasan la instrucción y lo que es más importante, se dan los primeros permisos, pues son varios los soldados que tienen sus pueblos recién liberados. El día 12 de Junio, el Tercio al completo parte hacia Riaza, donde permanecerán descansando hasta el día 23 en el que se encaminan al pueblecito de Muñana, pasando por Segovia y Avila.

Es en este pequeño pueblo de no más de 200 habitantes y que tuvo que albergar a los más de 800 requetés del Montserrat y fue aquí, donde se formo una nueva sección del Tercio llamada de choque, "el xoc", el mando de la División creo necesaria la formación de esta sección para que la llevara en Vanguardia para abrir brecha, por lo cual sería una de las secciones de mayor peligro y número de bajas, se pidieron voluntarios entre oficiales y requetés, y todos dieron un paso adelante con el consiguiente problema que ello acarreaba, ¿quienes formarían esta sección? A partir de este momento comenzaron las intrigas, se apelaron a toda clase de influencias terrenales y celestiales, todo valía para entrar a formar parte de esta sección como si de un verdadero enchufe se tratara, al final el criterio de selección consistió, como debía ser, por méritos de guerra y la complexión física.

Constituida esta nueva sección, las hacendosas muchachas de Muñana confeccionaron la bandera y el emblema del Xoc, fondo negro, una calavera y las aspas de Borgoña en forma de tibias entrecruzadas. Para dirigir esta sección que tanta gloria dará al Tercio fue elegido el caballero Alférez Miguel Regás Castells.

El 30 de junio toma el mando del Tercio el Comandante don José Navas Sanjuan, un excelente jefe y ese mismo día un nuevo traslado al pueblecito de San Esteban de los Patos, donde se comienzan a concentrar numerosos batallones de la División para hacer unas maniobras de conjunto con fuego real en el que se implicaron de tal modo que se produjeron algunos heridos.

En este momento la acción de la guerra estaba en los campos limítrofes con Aragón, Valencia y Cataluña, el resto de frentes estaba en una relativa calma, exceptuando algunos golpes de mano, tiroteos y pequeñas heroicidades que nunca serán transcritas en los libros de historia, pero todo esto cambia en el verano del 38 cuando se inicia la ofensiva nacional en el Valle del Tajo. Los ejércitos del Centro y Sur avanzaron sobre las líneas republicanas en perfecta sincronía, en esa ofensiva, participa la 74 Division en cuyo seno se encontraba integrado el Tercio de Nuestra Señora de Montserrat, el 15 de Julio abandona San Esteban de los Patos en tren dirección a Ávila, luego Peñaranda y Salamanca, Plasencia y Cáceres y después en camiones hasta Trujillo y Heguijuela a pocos km del frente.

El 17 de julio toma el mando del Tercio el Comandante D. Manuel Martínez Millán de Priego, y el 19 se trasladan a Zorita y Alcollarín. Los requetés perciben el intenso cañoneo que es preludio de la ofensiva Nacional, Queipo de Llano avanza con el ejército del sur por Sierra Trapera y Saliquet con el Ejército del Centro por los márgenes del Guadiana en dirección a Acedera y Orellana, el Montserrat participó en este ofensiva como elementos de apoyo en los territorios recién ocupados, limpiando las zonas pero sin entrar en combate debido a la gran desbandada marxista, el 22 reciben la orden de ir a Villar de Rena donde les esperan unos camiones, el despiste del Comandante les hace dar un gran rodeo,lo que es hizo caminar durante toda la noche hasta el mediodía siguiente, los requetés extenuados tras una caminata de 40 km recibieron la orden de asaltar unos parapetos, empresa harta difícil pero que cumplieron sin dudarlo favorecidos por la desbandada general del ejercito republicano. Día, tras día se fuero liberando más y más pueblos, quedando cerrada la gran bolsa de la Serena, y los Ejércitos Centro y Sur habían enlazado en las inmediaciones del pueblo de Campanario.

El día 25 de julio, comienza el rumor de un nuevo traslado, ¡Cataluña! No era nada nuevo este rumor, pero ahora parecía que iba en serio, llegan las primeras noticias que la República había organizado un nuevo ejército y que este había rebasado el Ebro por el sector de Tortosa, se suceden los días en constante viaje, Cáceres, Plasencia, Salamanca, Ariza, Zaragoza, se comienzan a ver a los primeros civiles que huyen ante la cercanía de la guerra. Llegan a Bot, el primer pueblo de Cataluña, la alegría contrasta con las largas columnas de gentes que huyen, algunos requetes se reencuentran con sus familias. Los cañones, los disparos se oyen cercanos, el convoy es ametrallado por la aviación sin consecuencias. Caminando cruzan el pueblo de Batea donde son recibidos con los brazos abiertos, en dirección a Villalba de los Arcos.

El 31 de mayo de 1937, en ocasión de encontrarse dedicado a las labores del campo, en el término de Huertahernando, el labrador D. Eleuterio Díaz Rebollo, se le acercaron tres milicianos rojos que, a pretexto de considerarle políticamente disconforme con el Frente Popular, le asesinaron a tiros y a bayonetazos.

 

Texto sacado de "Terror anárquico" capt. III

Julio Cano Sanz 

Madrid 

 

julioreyes4@msn.com

 

 

Prensa